lunes, 31 de agosto de 2009

Poema del viajero

El perdido.

Se desmontan las palabras
frente a un viaje de amnesia
que no llevo lejos su imagen.

Corriste por el patio del mundo
mientras llovía dentro de casa,
te quitaste los zapatos inútiles
para cortarte los píes inservibles de tanto caminar.

Las mejores respuestas
están donde no hay interrogaciones
donde una dulce mirada
pasa las horas en el olvidadero.

Ahora vas a cien por hora
acorralando a tu vida contra las cuerdas
armando la boca de lujuria demodé
y vicios de aficionado de gala.

Las blasfemias perpetuas de la cantina
nos han hecho fuertes a todos
y ahora los problemas fallecen
en colgantes y bisutería barata
y aunque te parezca baladí,
tenemos esperanza fresca
durmiendo bajo las pestañas.

1 comentario:

Ganesha Vallejo dijo...

Amé la frase del final "...tenemos esperanza fresca bajo las pestañas."

Muy lindo!! :)