lunes, 20 de abril de 2009

Para no recordar

Los malos sueños
son un sabor de boca
diferente cada mañana.

Los malos sueños
No cuentan conmigo
para reírme de vosotros
ni volver a casa.

Los malos sueños
son agujas frías clavándose bajo la piel
sin remitente al que reprochar.

Los malos sueños
no son pesadillas,
son un resorte negro
nadando en vuestra debilidad.

Cuando la cama os sea salvaje
y la noche os acucie
no dudeis volver al inicio

despertar.


Eduardo Gracia Cela.

2 comentarios:

tAmArA dijo...

Otro filolólogo in tha house! (of blogs). HOla Edu, soy Tamara, ex UAMera, para más referencias le preguntas a Natalia o ReBeca. Nada, te doy la bienvenida al mundo del blog y te advierto que es una empresa que no te da pocos comederos de cabeza. Aquí tienes una lectora.

La hechicera del narguile dijo...

Siempre despertar...